5 fenómenos sociales made in Japón.

Si algo evoluciona cada año a pasos agigantados en Japón dejando de lado la tecnología, son las tendencias y/o fenómenos sociales cuanto menos, extravagantes. En occidente éstos suelen causar rechazo, incomprensión e incluso repulsa, pero no se puede negar que llaman poderosamente la atención.

Algunos como el Hikikomori ya se diagnostican también en España.

El resto de fenómenos no han conseguido traspasar la frontera todavía, y ¡que siga así por mucho tiempo!

Hikikomori 

Fenómeno social Japonés Hikikomori.

La extrema competitividad y exigencia social han creado un nuevo fenómeno social llamado Hikikomori. “Nuevo entre comillas” ya que en Japón lleva años dándose, en cambio en España es la primera vez que se escucha ese término y se diagnostican casos.

Pero ¿de qué va todo esto? Se trata de adolescentes inadaptados, en su mayoría varones que tienen fobia social. Pánico a salir a la calle, a relacionarse e incluso a cruzar 2 palabras con su propia familia. Muchos llevan años sin salir de su habitación, ni siquiera para comer. Viven entre el desorden y la inmundicia y se pasan el día jugando a videojuegos, navegando por la red o leyendo cómics. Tan solo salen para ir al baño o coger la comida cuando saben que no hay nadie en el otro lado. Los padres de muchos de ellos a pesar de vivir bajo el mismo techo, no los han visto durante todo el tiempo que dura su aislamiento. Pueden ser meses, años o décadas. Oros suelen salir, pero por la noche y solos, odian comunicarse y el contacto físico.

Se estima que hay alrededor de 1 millón de Hikikomori en el país, cuyo origen radica en el autodestructivo y competitivo sistema educativo. A muchos se les niega la infancia, obligándoles a ir a clases extraescolares para reforzar materias y ser los primeros en los exámenes de final de ciclo, también llamados shiken jigoku (infierno de los exámenes).

En Japón ya hay centros para rehabilitarse de Esta afección. En España, es todo un fenómeno todavía por estudiar.

B-Style

B-Stylers o lo que es lo mismo, el deseo de ser negros. Visten, hablan, se mueven y bailan como los negros. Es una subcultura como tantas otras, pero llama especialmente la atención por ver a japoneses intentando ser “negratas de barrio” de EE.UU. Aunque muchos de ellos no hablan inglés, entremezclan el japonés con palabras como “mother fucker” y “man”. Escuchan hip hop y van a peluquerías afro. Se broncean y se maquillan para parecer lo más auténticos posible y tienen sus propios eventos y lugares de reunión. Se trata de un fenómeno social de minorías, y por tanto, no demasiado aceptado. Pero en Japón es de mala educación mirar a la gente. Pueden vestir y llevar el look que quieran, porque nadie se para a mirarlos.

Bagelheads

Los Bagels son conocidos por ser esos panecillos en forma de Donuts que se utilizan para comer en el desayuno o merienda. Pero en Japón van un puntito más allá y hacen un uso del mismo mucho más original, se lo implantan en la cabeza.

No se trata de un chiste ni de una metáfora, es literal. Consiste en inyectarse agua salada en la frente durante 2 horas para deformársela y tener una apariencia un tanto alienígena por al menos unas 16 horas. Mejor que una escueta explicación, es ver el proceso de creación en el vídeo de National Geographic.

Vampiros Fetiche

Venta de bragas sucias en Japón.

Otro fenómeno un tanto impactante y bastante marciano es la afición que tienen muchos japoneses de comprar bragas usadas e incluso manchadas de menstruación. A tal punto llega esta casi adicción, que se ha creado toda una industria a su alrededor. En muchas ciudades existen máquinas expendedoras de bragas usadas y existen empresas online como Pantydeal.com dedicadas a la compra-venta no solo de bragas, sino también panties, calcetines, sujetadores… la única condición es que deben estar usados, cuanto más mejor.

Para muchos puede parecer desagradable, pero viendo el lado positivo, los gustos un tanto especiales de algunas personas, han hecho que muchas otras se ganen un dinero extra con muy poco esfuerzo.

Oculolinctus

Oculolinctus, un fenómeno “erótico” que se realiza entre parejas o amigos y consiste nada más ni nada menos que en lamer el globo ocular del sujeto. Una práctica que los médicos desaconsejan por la cantidad de infecciones que provoca.

Los adeptos a la misma afirman que sienten lo mismo que cuando les lamen otras partes del cuerpo… Ahí queda eso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s